Los defensores de la vivienda en Connecticut han instado a los legisladores del estado a que amplíen una ley que protege a los residentes contra los desalojos sin culpa.