Varios trabajadores de cuidado infantil, familias y niños se manifestaron por todo Connecticut el miércoles para exigir a los legisladores la aprobación de más fondos para mantener a flote el sector.