Connecticut fue el primer estado de la nación en exigir que ofrezcan cursos de estudios afroamericanos y latinos en las escuelas secundarias. Ahora, escuelas en todo el estado están incorporando estos cursos a sus programas.